Energía del sol

Así como la energía del sol se transforma en una forma útil de energía en plantas y animales (a través de la cadena alimenticia), los científicos han descubierto que se puede convertir la energía del solar en electricidad.

Fuente de energía del sol

Hay dos modos de energía generada por el sol para nuestro uso: electricidad y calor. Ambos se generan mediante el empleo de paneles solares, que varían en tamaño desde tejados residenciales hasta «granjas solares» que se extienden sobre parcelas de tierra rural.

Los paneles solares generalmente están hechos de silicio instalado en un marco de panel de metal con una carcasa de vidrio. Cuando los fotones, o partículas de luz, golpean la fina capa de silicio en la parte superior de un panel solar, eliminan los electrones de los átomos de silicio.

Esta carga fotovoltaica crea una corriente eléctrica (específicamente o corriente continua), que es capturada por el cableado de los paneles solares. Esta electricidad de corriente continua (CC) se convierte luego en corriente alterna (CA) mediante un inversor. La corriente alterna es el tipo de corriente eléctrica que se usa cuando enchufas los electrodomésticos en tomas de pared normales.

La energía del sol de concentración (CSP) permite a una gran área de luz solar llegué a un canal donde los colectores solares (lentes, espejos y sistemas de seguimiento) la concentran en un haz que hierve líquido para producir vapor, que permite que mueva las turbinas para producir electricidad.

La energía solar térmica es menos sofisticada y simplemente el calentamiento directo del agua (u otros fluidos) por la luz solar. Para uso doméstico, los paneles solares térmicos también se instalan en un techo orientado al sol, calentando el agua almacenada en un acumulador de agua caliente y proporcionando así agua caliente y calefacción. A mayor escala, la energía solar térmica también se puede utilizar en las centrales eléctricas.

energia del sol

Energía solar o fotovoltaica

Los paneles solares fotovoltaicos generan electricidad, mientras que los paneles solares térmicos generan calor, como se ha descrito anteriormente. Si bien la fuente de energía es la misma, el sol, la tecnología en cada sistema es diferente.

La energía solar fotovoltaica se fundamenta en el efecto fotovoltaico, donde la unidad básica de la luz (un fotón) impacta en una superficie semiconductora como el silicio y la cual provoca la liberación de un electrón.

Las células solares (fotovoltaicas) se utilizan para convertir la energía de la luz solar en electricidad. Las células solares producen energía de CC, que fluctúa según la intensidad de la luz irradiada.

Esto requiere un inversor para producir energía a la frecuencia y fase de voltaje deseadas. Los sistemas fotovoltaicos se conectan por medio de una red. Necesitan baterías para respaldo.

Energía renovable sol

Sí, la energía del sol es una fuente de energía renovable e infinita: mientras el sol siga brillando, se liberará energía. La utilización de la energía solar para la electricidad es respetuoso con el medio ambiente. No produce gases de efecto invernadero ni otras emisiones atmosféricas.

El componente principal para esta generación de energía es solo la luz solar. El empleo de esta fuente de energía significa que se puede reducir el uso de combustibles fósiles, que son un recurso limitado.

Con la nueva tecnología, no se necesita luz solar brillante para generar electricidad a partir de la energía solar. Las células solares pueden funcionar en días sombríos si la temperatura es moderada.

La energía del sol se puede usar para suministrar electricidad en países subdesarrollados donde no hay acceso a otras fuentes de electricidad, pero hay abundancia de luz solar (como algunos países africanos). Las instalaciones de generación de energía solar se pueden configurar para proporcionar electricidad a todo un pueblo.

Otro aspecto positivo de la energía limpia para la energía del sol es que, a diferencia de la quema de combustibles fósiles, la conversión de la luz solar en energía no genera emisiones dañinas de gases de efecto invernadero.

La huella de carbono de los paneles solares ya es bastante pequeña, ya que duran más de 25 años sin pérdida de eficiencia. Y los materiales utilizados en los paneles se reciclan cada vez más, por lo que la huella de carbono seguirá reduciéndose.

Esperamos que te haya aportado valor este artículo sobre la energía del sol.